El punto de contacto para todas las preferencias

 

Historia revisada en ortografía

Lo traje del Metro a mi departamento

443280 - Hola, ya no había publicado pero hoy todavía estoy muy excitada, muy caliente, pues como saben, yendo o saliendo del trabajo, me gusta meterme al tumulto del Metro, para que me manoseen y yo también tocar, etc., eso me encanta y lo hago a diario. Hace unos minutos, venía de trabajar, como siempre con un vestidito corto, muy pegadito y me subí en la estación Centro Médico, con rumbo a la estación Balderas, ahí se me puso atrás un chavo de unos 27 a 28 años y comenzó a arrimarme su verga a mi trasero. Como el chavo me gustó, lo dejé, sobre todo cuando le vi su paquete que se notaba en el pantalón y también comencé a sobárselo discretamente.

Hicimos el trasbordo a la estación Pino Suárez y de ahí, a la estación Viaducto, que es donde vivo y me siguió todo el trayecto y la veníamos pasando muy sabroso. Cuando llegamos, le lancé unas miradas para ver si me seguía y en efecto, me siguió con discreción hasta que salimos de la estación, entonces saqué las llaves de mi departamento, para ver si entendía que vivía muy cerca, pues estoy a una cuadra y media de la estación y afortunadamente, el chico fue listo y me fue siguiendo. Al llegar al edificio, hice como que me costaba trabajo abrir, para darle tiempo a acercarse y cuando estuvo casi en la puerta, no lo dejé hablar, enseguida abrí la puerta y le pedí pasar con la mirada, no sabía si se animaría pero el chavo entró con tranquilidad, al momento la cerré y ahí nos presentamos, comentándole que vivía sola y que si tenía tiempo, lo invitaba a pasar o si prefería otro día, al menos ya sabía dónde vivo.

Naturalmente, me contestó que no había problema, que tenía tiempo y que yo le gusté mucho, así que subimos a mi departamento, aprovechando que el edificio es muy discreto y callado, luego lo metí directamente al baño, donde intercambiamos un par de halagos mutuos y le bajé el cierre del pantalón. Al momento, me di cuenta que el chavo tiene una muy buena herramienta y comencé a mamársela de la manera deliciosa y especial que tengo para hacer ese trabajo mientras el chavo se dejaba complacer, incluso me tragué toda su gran verga hasta el fondo de mi garganta, también le recorrí todo el tallo de su pene con mi lengua y le chupé sus huevos deliciosamente hasta que comenzó a gemir de gusto.

Con los minutos, se le fue pasando el nervio inicial, también me comenzó a acariciar los senos y me los chupó con pequeños mordiscos, eso me prendió y me volví a meter su verga en la boca hasta que me soltó toda su leche, la que me tragué sin desperdiciar ni una gota, ¡mmm, qué delicia!. Enseguida nos reímos como unos traviesos, luego nos compartimos números telefónicos y espero que esto se convierta en una deliciosa costumbre entre cómplices sexuales; apenas se fue hace un momento, hace como media hora y yo sigo muy caliente, fue la primera vez que tengo una aventura así y la quería compartir con ustedes, cachondos amigos del Club.

Besos a todos y espero se animen a tener aventuras similares y compartirlas.

33 votos Calificacion 7.9

Enviada por: Sofixx

Correo: sofia.mezzo@gmail.com      
 

¿Como calificarías esta historia?