El punto de contacto para todas las preferencias

 

chica del super

425307 - La conocí hace poco menos de un mes, trabaja en un minisúper en la esquina próxima a mi depto, un día como cualquier otro, fui a comprar algunas cosas, me atendió como de costumbre pero la note diferente, me miraba como con ansias, como cuando una loba mira una presa, me hizo una guiñada y le respondí con una leve sonrisa, a veces la tonta timidez caballeresca me gana. Me pregunto si vivía aquí cerca, a lo cual asentí, se acerco por sobre la caja registradora, sus senos se apoyaron sobre ella casi reventando la blusa y me dijo:
>
> -Salgo en unos minutos, me gustaría conocerte.
>
> -Si quieres, sera un placer.- Conteste.
>
> Volví como a mi depto, entre emoción y esperanza organice algunas cosas , me mantuve entretenido en el chat, dejando pasar los minutos, de tanto en tanto miraba por la ventana hacia la calle, sabía que apenas la viera salir, bajaría a recibirla. Pasó una hora y otra más, y comencé a perder algunas esperanzas, se hizo tarde y seguía en la compu tratando de matar el tiempo ya con la idea de que no vendría.
>
> En un momento mire por la ventana y veo que el minisúper había cerrado, ¿Se habría ido? ¿O estaría camino hacia aquí?, la duda me embargo, de pronto la veo pasar bajo los árboles en dirección hacia aquí, mi corazón se acelero. Me despedí de los contactos del chat y apague la PC.
>
>
>
> Aguarde y el timbre sonó, baje como rayo, y la vi tras la puerta, abrí con calma y serenidad, me saludo con cariño y subimos.
>
> Finalmente solos en mi depto, le ofrecí algo fresco que acepto con ánimo, fuimos al sillón y nos relajamos, conversamos un poco, en realidad bastante, sus ocurrencias me hacían reír mucho, y mi tonta ironía la sonrojaba, hubo un breve silencio, algo incomodo, me miro a los ojos y me dijo que sabía lo de mi ex (5 años de relación y me abandono, luego 2 años de soledad), pero dijo que no importaba, que me quería sin importar nada en mi pasado, entonces acaricie su rostro, se acerco mas y me tomó de la nuca, jugó con mi cabello un poco y vi mi reflejo en sus ojos, me beso con fuerza y pasión, borrando el triste ayer, la abrace y poco a poco trepo sobre mí, me rodeo con sus piernas mientras me acomodaba en el sillón, acaricio mi pecho y yo sus senos por encima de la blusa, pase mi mano por debajo y sentí su espalda, con suma eficacia me quito la camisa, desprendí su sostén aun con su blusa puesta, se apoyo en mi pecho y giro su cabeza, su cabello resplandeció, se apretó contra mí
> , le saque el sostén y sus pezones se traslucieron y los acaricie, estaban duros pero suaves, avance por su cuello besándolo con delicadeza, estaba entretenida acariciando mi espalda, desabotone la blusa , la deje caer y me detuve a mirar sus voluptuosidades, era algo de infarto, empecé a darles suaves mordiscos y a pasarles la lengüita.
>
> El sillón se volvía poco práctico para el momento, me levante junto con ella abrazada a mí, por inercia fuimos hacia una pared, ahí me beso como poseída, por instinto y costumbre fui hacia mi habitación, casi con los ojos cerrados, la recosté suavemente sobre la cama, tome un breve segundo para mirarla, me parecía increíble que una chica hermosa me deseara de esa forma tan sublime, se irguió y sujeto mi cintura, acaricio mi pene por sobre el pantalón, lo masajeo con entusiasmo, cuando mas y mas duro se me ponía, mas deseosa se volvía, comenzó a quitármelo con suavidad, buscando el objeto deseado, yo no sabía qué hacer con mis manos, acaricie su cabeza y me miro con ojos de niña buena, al final quede desnudo frente a ella, empezó dándome pequeños toqueteos con su lengua, luego la giraba haciendo círculos en mi glande, el placer me avasallaba, acariciaba sus hombros, deseaba con fervor saborearla a ella, lo noto y lentamente me hizo recostar en la cama, estábamos en una espect
> acular postura del 69 que no desaproveche, inmediatamente le despoje de su falda y tanga, comencé a jugar con su conchita, la olía, la saboreaba, la chupe con pasión, la hacía sentir en el cielo... y por supuesto, mientras se metía toda mi cabecita en la boca, de pronto empezó a comérmela , era una delicia...
>
>
>
> Estuvimos así no se por cuanto, sentía como gemía con cada lamida que le daba, gemía con su boca llena, y yo igual, sentí sus contracciones y ella mis espasmos, me sentía explotar, apretó suavemente mi pene son su lengua al mismo tiempo que metía mi lengua en su vagina y acabamos al unísono entre gemidos y temblores.
>
> me miro casi de forma desafiante, ambos sabíamos que eso no era el final, sino un breve calentamiento, casi podría decir que se lanzo sobre mí, gire y la deje boca abajo, bese su espalda, la recorrí de palmo a palmo, acaricie sus nalgas y lentamente note como su anillo se dilataba en clara señal de deseo, me apoye con cautela, mis jugos la mojaron y ella se estremeció, doblo sus rodilla y dejo su colita expuesta, tome su cintura y empuje con lentitud, un MMMMMMMMMMMM escapo de sus labios, mi pene la penetro con total libertad, empuje hasta el fondo mientras sentía como vibraba todo su ser, se hizo hacia atrás y comencé a cogerla, mande mi mano derecha a su conchita, atrape su clítoris en mis dedos y jugué con él, puse mi otra mano en su hombro por sobre el cual me miro mientras entreabría su boca, mordió con suavidad mi pulgar, se mordía el labio inferior de su boca, se aferro a las sabanas, la sentía exhausta, la rodee con mis brazos y la erguí, quedamos sentados en la cama
> y en un último movimiento le arranque un orgasmo.
>
>
>
> Se desprendió de mi y me miro, estaba agitada y asombrada, lo mismo sentía yo, nuestra respiración se unía con ritmo, se aferro a mi pecho y me beso aun mas, acaricie sus senos con ganas, los masajee mientras su pelvis ondulaba deseosa, me moví despacio hasta quedar apoyado en las almohadas, doble mis rodillas un poco y ella se recostó gustosa.
>
> Observe su florecita, delicada, pequeña, rosada, mojada como un océano, lista para recibir al invitado, le hice unos cariñitos primero, besó mi cuello, hasta mi pecho, acaricie mas su espalda, se hizo hacia adelante un poquito, mi pene quedo apoyado en la entradita, rodeo una de mis rodillas con su brazo mientras con la otra mano me sujetaba de la nuca, empezó a empujar con lentitud, se comenzó a retorcer y a gemir, su vientre se aplano mas, de pronto ya lo tenía adentro y empezó a moverse suavecito sintiendo mucho placer.
>
> Ondulaba, subía y bajaba, yo empujaba hacia arriba, la elevaba por sobre mí, gemíamos y nos alentábamos, su clítoris me rozaba con rapidez, bese y masajee sus senos, saltaban y se movían como poseídos, me volvía loco toda esa sensación, es indeible luego empezó a moverse un poco más rápido, la sentí temblar sobre mí y la abracé, la abracé tan fuerte que quería volverme uno solo con ella..., me dolía el pene de tanta excitación, pero no me importaba, el goce era mayor que cualquier otra cosa, lo sentía mas y mas duro, estaba súper lubricada, estábamos mojados, sus contracciones me mataban, ver su rostro de placer me excitaba en demasía, apretaba con fuerza aun así sus labios se abrían de par en par, nos miramos a los ojos, nuestra imagen se reflejo en los ojos del otro, se arqueo hacia atrás, sus senos apuntaron hacia el techo, yo me encogí un segundo, y acabamos unidos en un orgasmo bestial en el que se nos fue el alma, mi semen la inundo completamente mientras exhalaba un g
> ran gemido, era increíble sentir cómo su vagina ardía y me quemaba.
>
> Se recostó en mi, exhausta, la abrace mientras recuperábamos el aliento, nuestros corazones galopaban con frenesí, nos besamos con suavidad.... eso era estar en el paraíso...

23 votos Calificacion 7.4

Enviada por: rafapa69

Correo: rafapa69@hotmail.com      
 

¿Como calificarías esta historia?