Sex Shop Mexico  www.sexshop.com.mx



 

Esta historia también está en tu celular
       wap.sexshop.com.mx  

Noche de Baby Doll's (negro)

51 votos Calificacion 7.3

Enviada por: Karen            México

Fotos   1   2   3   4   5 

320382 - Continuación…..

En ese momento mi esposo Mauricio dijo: “Por que no cambias de modelo mi vida, para que podamos apreciar todos los obsequios”. Yo accedí, Carlos y Fernando sugirieron que fuera el baby doll negro, lo tome y me metí al baño, y Mauricio atrás de mi, una vez adentro se me acerco y me abrazo de frente, agarrándome las nalgas y diciendo.
“uuummmm que rica te ves mamacita, estas bien caballona, con estas nalgas tan ricas y tus piernotas, y además te encanta que te hayan dado esa fajadota, ¿no?”.

Y yo le conteste: “claro papi, tu sabes que me encanta fajar, y mas con las vergas tan ricas que tienen nuestros invitados.”
Me beso y chupo un poco mi panocha, como para dejar su sabor en ella, después me pidió que me apurara para no hacerlos esperar más y siguiéramos con lo que habíamos dejado pendiente. Me cambie de atuendo, me puse de nuevo las zapatillas y salí.Deje que lo admiraran, tenia unas aberturas en el brassier por donde salían mis diminutivos pechos, y era una especia de liguero al final que junto con la tanga hacia que lucieran mis piernas y se miraba mi abultada panocha, claro con lo que mas me gusta de mi cuerpo (y a los hombre también) mis piernas que con las medias se antojaban agarrar.

Me acerque lentamente a Carlos, quedando a solo unos centímetros de el, y la respuesta no se hizo esperar, me tomo de las nalgas y las empezó a masajear, mientras me besaba y con sus dientes hacia un lado la tanga para quedar descubierta y tratar de meter su lengua.: “uuuummmm que rico sabe, esta bien sabrosa Karen, que rica panocha tienes, déjame probarla”, yo solo sentía sus labios recorrer mis labios vaginales y detenerse en ese punto que tenemos las mujeres: “anda cométela toda...........¿te gusta?, pues cométela, acábatela, no la dejes ir, anda Carlos, es tuya por unas horas, aaggghhh que rica lengua, tienes una lengua juguetona.”.

Estuvo así por varios minutos disfrutando de mis jugos, mientras yo sentía caliente mi panocha, en eso me dijo: “date unas buenas raspadas en mi verga mami, voltéate”, y yo que soy muy obediente, me di la media vuelta y me senté dándole la espalda. Me movía en forma circular y de un lado hacia a otro, rozando mi panocha con su verga que ya la tenia muy parada, con una de mis manos se la toque y pude sentir a través de la tela la humedad de su miembro, en eso me dieron unas ganas locas de tenerlo dentro de mi boca. “agárrame las nalgas Carlitos, acarícialas rico, apriétamelas suavemente”. Y Carlos se atasco conmigo, me apretaba desesperadamente las piernas y me sujetaba firmemente cuando me movía, como si quisiera atravesar la tela con su verga dura y puntiaguda.

En eso vi hacia donde estaba Fernando, muy bien sentado y acariciando su verga, que estaba apuntando hacia al techo, me vio también y se sonrío conmigo, con una mirada de complicidad, como invitándome a probar su exquisita verga: “Ven Fernando, acércate, ¿no quieres probar tu?, ¿no se te antojan mis piernas?”, no se lo repetí dos veces por que en ese momento se puso de pie y se acerco a mi, con su verga retadora. Una vez que ya la tenia al alcance de mi mano, se la apreté y la comencé a acariciar de arriba hacia abajo, me moje mi mano con saliva y lo masturbe suavemente, sintiendo como se ponía cada vez mucho mas dura. No pude evitar el pensar que me la iba a meter y lo maravilloso que iba a sentir tener nuevamente ese rica vergota dentro de mi, moviéndose en mi panocha caliente y golosa. Pero claro Fernando tenía en mente otras fantasías que quería hacer realidad conmigo, y yo gustosa lo iba a aceptar.

Me ayudo a ponerme de pie y me abrazo por detrás, mientras Carlos se quitaba los pantalones, yo sentía la gran verga de Fernando entre mis piernas me rozaba muy rico mi panocha, estaba ya muy húmeda y con una de sus manos me acariciaba mi clítoris haciéndome estremecer toda, las piernas se me doblaban, situación que aprovecho Carlos y al agacharme me acerco su verga para que se la mamara. Pude notar ese sabor agridulce que tanto me gusta: “anda Karen te toca comértela ahora a ti, anda preciosa chúpamela rico, uuyyyy que rico lo mamas chiquita, asiiiii, asiiii, métetela toda, hasta dentro ricura, toda hasta dentro”. Yo lo chupaba gustosa, la verdad me encanta hacerlo y al parecer lo hago muy bien, ya que desde mi marido hasta nuestros invitados me lo han dicho. “Karen me encanta como me lo mamas”.

Esta posición es algo cansada, así que les pedí que cambiáramos, y sin pensarlo dos veces Fernando se acostó en la orilla de la cama. De solo ver su rica verga bien parada, y gruesa abrí mi boca y me la empecé a comer, la recorría con mi lengua en todo su largo, como si estuviera comiendo una rica paleta, después de la metía todo en la boca y subía y bajaba, deteniéndome en tu cabeza, dándole unas tremendas chupas a esta, como queriendo sacar todo por su pequeño orificio; “Aaahhhhh Karen, ya quería que la chuparas mamita, uyyy que rico, mamamela sabroso, cométela toda, anda toda hasta el fondo”. Mientras yo me entretenía con el rico caramelo de Fernando dándole tremendas chupadas que lo desquiciaban, Carlos se agasajaba con mis nalgas y mi panocha, ya que se había hincado y se puso debajo de mi para meter su cabeza entre mis piernas y así le fuera mucho mas fácil el chuparme mi puchita que en esos momentos ya estaba bien húmeda y caliente.

En eso sentí que mi esposo Mauricio se acerco por enfrente de mi y me puso su verga cerca de mi cara. Así que empecé a turnarme entre la verga de Fernando y la de Mauricio, mientras a una la mamaba a otra la masturbaba con la mano, para después cambiar, yo me estaba dando una atascada de verga tremenda y los escuchaba como gemían y se quejaban riquísimo. Después de un rato mi marido se quito y me comenzó a besar la espalda, para después irse a chupar mis pezones: “aaahhhgggggg que rico tres hombres para mi sola, mmmhhgggg, mmjjgggg, sigan chupándome, sigan así, que siento riquísimo, aquí esta su puta para que se la cojan, cojanse a su puta que quiere mucha verga.”. Yo ya estaba súper caliente y al parecer lo noto Carlos por que se hizo a un lado, y pude sentir como uno de sus dedos se introducía en mi panocha, luego otro dedo y ambos entrando y saliendo de mi puchita, haciéndome gritar: “ya yaaaaa, méteme tu verga, anda que la necesito dentro de mi”.

Entonces Mauricio lo hizo un lado y ya sin aguantarse me introdujo su verga de un solo golpe, “uuy que rica verga mi amor, así cojéeme rico papi, dame tu lechita” mientras me cogía sentí como un dedo invadía mi ano, se empezó a abrir paso, muy despacio. Ahora si esta llena por todos mis hoyitos, por la boca mamando a Fernando, mi panocha ocupada por Mauricio y mi culo al parecer por Carlos con sus dedos. No aguantando mas me vine, “aaaahhhgggghhhh que rico, aaaaayyyy sssiiiiiii, yaaaaa me vengo rico, aaayyyy ya, me estoy viniendo sssssiiii, sigan, sigan por favor que me estoy vaciando, ayyy así, asiiiiiiii”. Esto era demasiada verga para mí, me sentía desfallecer pero a la vez no quería que terminara muy por el contrario espera que siguieran los tres por un largo rato. Yo ya estaba súper caliente y pensaba que todavía faltaban 2 obsequios mas que tendría que probarme y que seguramente iban a tener mucha verga por un buen rato y claro unas ricas venidas que no estaba dispuesta desperdiciar, ya que era de las pocas veces que tres hombres me hacían gozar al mismo tiempo y uno de ellos mi marido.

Mauricio se hizo a un lado y dejo que Carlos continuará con su tarea, y este último se quedo encantado disfrutando de mis dos orificios, así que siguió con su labor de dilatar mi culo y con su dedo dentro de el, mientras con la otra mano la llevo a mi panocha que esta recién abierta por la venida que acababa de experimentar, y metió ahí sus tres de sus dedos, y empezó a meterlos a sacarlos como si fueran una verga dura y puntiaguda. Tomo un ritmo extraordinario, las dos manos las movía con maestría al mismo tiempo, yo empecé nuevamente a sentir como me mojaba, “aaayyy otra vez que rico, ououggg, ¿te gusta como te la mamo” le preguntaba yo a Fernando, “si Karen sigue mamando lo haces riquísimo y en un rato te la voy a meter hasta dentro, ¿la quieres dentro de ti Karen”, y pues el muy caliente sabia mi respuesta: “claro que si la quiero toda dentro de mi, quiero toda tu vergota en mi panocha, que me hagas venir rico”.

Ya lleva más de 20 minutos hincada, así que me incorpore, pero claro sin dejar salir la rica verga de Fernando de mi boca, quedando inclinada y con las nalgas al aire y ofreciéndolas a Carlos y mi esposo Mauricio. Yo creo que la vista estaba muy espectacular por que Carlos saco sus dedo de mi panocha y pude sentir el esfuerzo que hacia pare meter su verga en mi pucha: “anda Carlos cojéeme ahora tu, cojéeme rico, ¿no te quieres comer mis nalgas?, anda soy tuyas comételas todas”, con sus manos agarro mis pierna empujándolas hacia los lados, así que yo entendí la petición y abrí mas mi compás, para facilitarle el que me metiera su rico miembro: “¿así, ahí entrara tu verga, ahí ves mi panocha?”, y sentí como me la metió de un golpe: “yaaa Karen ahí esta, ahora si te voy a dar una rica cogida, anda, siente mi verga dentro de ti”. Se sentía que ya le urgía metérmela por la forma en que empezó a moverse y la desesperación con las que me agarraba las piernas. “que ricas piernotas, en tus fotos era lo que mas apreciaba tus piernotas tan ricas que se te ven, yo quería ya cargarlas y sentirlas”.

Yo solo sentía como sus huevos pegaba riquísimo en mis nalgas, rebotando como pelotas, y claro siempre en mi boca mi caramelo preferido, la verga de Fernando, chupándola toda, recorriendo con mi lengua todo su largo y mordiendo la punta de su gran miembro. Después de un rato ya no aguante mas y volví a sentir ese extraño pero rico vacío en mi estomago y como se doblaban mis rodillas: “me estoy viniendo de nuevooooo, aaayyyyyy que ricooooooo, como me hacen gozar, que ricas vergas tienen todos ustedes, uuuummmmm que sabroso me cogen, que sabroso me llenan con su palotes”. Yo creo que al estar escuchado todo esto Fernando pues se le antojo se incorporo y yo me hinque, pero sin dejar escapar su vergota de mi boca, continuaba chupándosela, por unos minutos lo disfrutamos de esa forma, pero Fer no se aguanto y se salio de mi boca y me dijo “levanta tus ricas nalgas Karen te lo voy a dar, ¿no lo quieres?”, y a mi que me fascina la verga pues me acomode, levante mis nalgas y separe mis piernas, “anda cojéeme Fer, dámela toda y hasta el fondo, dame esa rica vergota”.

Solo sentí como entro su rica verga en mi panochita, y de un solo golpe me la dejo ir hasta el fondo, yo solo me quejaba, “mmmm, así, así, dámela rico, dámela toda, hasta el fondo, anda muévete mas, encájamela, suavecito pero hasta adentro”, Carlos no queriéndose quedar atrás se acerco y se acostar por debajo de mi, me empezó a besar, pero lo que yo quería era su verga, así que con mi mano le di a entender que se subiera un poco mas, el me entendió y quedo su verga en mi boca. Nuevamente me sentía en la gloria, siendo cogida y mamando una rica verga. Estuvimos en esta posición por 10 minutos, pero yo ya no podía, estaba muy caliente, así que nuevamente me vine. Quede exhausta y me recosté un momento en la cama, mientras observaba la verga flácida por la venida de Carlos y el palote de Fernando, que todavía no se venia, pero que estaba segura, la próxima cogida no se iba a poder resistir a venirse dentro de mi.

p.d. Bueno todavía me falta el relato de 2 modelajes mas en esa noche, espero y disfruten este, ya saben nos gusta contactar con parejas para intercambio y los tríos o cuartetos como este que están leyendo solo es con personas que ya conocemos de tiempo atrás y claro con la única opción de que pueden verme modelar lo que me obsequien. Ahora tengo el gusto de modelar minifaldas o vestidos sexy’s, que vaya yo y el invitado a la tiendo y que mi marido vea desde afuera y así se ponga eso mas excitante.

Mail: Solo con membresía      
 

¿Como calificarías esta historia?